Splitting Aces En el blackjack, los ases y los ochos tienen un lugar especial en la estrategia básica, pero estas cartas también son legendarias en todos los juegos de cartas. Hay una cierta mística sobre las parejas de ases y ochos. En el póquer, tener un par negro de cada uno de ellas se conoce como “la mano del hombre muerto” porque esa era la mano que tenía Wild Bill Hickok cuando le dispararon y lo mataron.

Nuestro debate es sobre el blackjack, y sobre cómo los ases y los ochos se deben jugar cuando aparecen combinados en una mesa de blackjack. Existe una creencia tradicional sobre estas cartas en relación con la estrategia básica, pero cuando se trata de tomar la decisión correcta en un juego de blackjack presencial nunca nada es tan simple como parece.

¿Está listo para jugar al blackjack con dinero real? Visite el casino Spinpalace hoy mismo y lea las opiniones. Disfrute de un bono en uno de los casinos online más seguros que existen. También podrá jugar desde su teléfono móvil.

La Estrategia Básica Para Ases Y Ochos

En la estrategia básica de blackjack, las reglas para jugar un par de ases u ochos son sencillas y directas. La estrategia básica afirma que siempre se debe dividir esos pares. Y existe un motivo para dividir cada uno de ellos.

Un par de ases siempre debe dividirse porque el total de estas dos cartas es 12, un total muy malo para un jugador de blackjack. La razón más importante, sin embargo, es que cuando se dividen ases hay una probabilidad mejor que la media de recibir una carta con un valor de diez por una o ambas cartas. Esto le dará un total de 21, una mano inmejorable en el blackjack. Solo este hecho hace que la división de ases merezca la pena la mayor parte de las veces.

Hay algunas cosas que necesita saber sobre la división de ases. En la mayoría de los casinos, la división de ases solo recibe una carta adicional. Esto significa que después de que divida los ases en dos manos separadas, no puede actuar otra vez para mejorar aún más las manos resultantes. Tampoco se le permitirá dividir los ases una segunda vez si sale otro as tras la división inicial.

Un par de ochos también se debe dividir cada vez que lo obtenga a través de la estrategia básica. Este es un buen consejo porque un par de ochos es igual a 16, el peor total que un jugador puede sacar en una mesa de blackjack. Cada vez que se divide una pareja de ochos, cada ocho recibe una nueva carta y se convierte en una parte separada. A continuación, puede actuar en esa mano de acuerdo con las reglas del blackjack referente a pedir, plantarse o doblar. Incluso, podrá dividir los ochos una segunda o tercera vez.

Así es como los ases y los ochos se deben gestionar en una mesa de blackjack de acuerdo con la estrategia básica. Esta es una de las reglas más fáciles de recordar a la mesa de blackjack. Divida siempre los ases y los ochos.

Bueno, no tan rápido. Los verdaderos profesionales de blackjack saben que toda regla tiene su excepción. Si usted desea mejorar su juego de blackjack necesitará saber cuándo romper las reglas.

Cuando No Se Deben Dividir Los Ases

Hay momentos en una mesa de blackjack cuando dividir un par de ases no irá en su mejor interés, y la única manera de saber cuándo es el momento correcto de hacerlo es aprendiendo a contar cartas. Además, deberá utilizar un método de conteo que mantenga un recuento adicional de los ases en juego.

Cada vez que la baraja le sea favorable, el recuento será muy alto – + 4, 5, 6 o más. Si se encuentra en esa situación, la división de ases es casi siempre una buena decisión. Cuando el conteo es alto, significa que en el mazo hay más cartas de valor diez que cartas bajas. Esto aumenta las posibilidades de que usted reciba un diez por cada as y consiga un total de 21.

Si el recuento ha alcanzado un número negativo como -1, -2, -3, necesitará hacer una pausa por un momento antes de dividir automáticamente los ases. Un recuento en el rango negativo sugiere que la baraja es favorable para la casa. Hay más cartas bajas en el mazo que cartas con valor diez y esto puede ser una pesadilla para el jugador, especialmente si el crupier muestra un diez. Veamos un ejemplo.

Con un conteo de -4, usted recibirá un par de ases. El crupier mostrará un diez. Usted dividirá los ases y recibirá un 4 en uno de ellos y un 6 en el otro. Ahora usted tiene dos manos separadas con totales de 15 y 17. Recuerde que no puede actuar otra vez cuando divida ases. Por lo tanto, ahora está tratando de vencer a un diez de la banca con totales de 15 y 17. En esos momentos, tendrá un gran problema.

Debemos asumir siempre que el crupier tiene un diez en su carta boca abajo. En ese caso, el crupier tendría un total de 20 y su dinero acabará pagando la factura eléctrica del casino. Pero ¿y si el crupier no tiene un diez en el agujero? ¿Y si tiene un 5 o un 6? Bien, en ese caso usted todavía tendrá problemas porque el conteo será negativo. Esto aumenta la posibilidad de que el crupier tenga que “sacar”, lo que significa que podrá recibir dos cartas pequeñas de manera consecutiva y conseguir un total mayor al suyo.

Cuando el recuento sea negativo y el crupier muestre una carta potente, como un 8, 9, ó 10, no divida sus ases. En vez de ello, pida. El motivo tras esta acción es que usted tiene lo que se conoce como una mano “suave” y no hay ninguna carta en la baraja que pueda hacerle pasar. En este caso, solo podrá mejorar su mano.

La lección a aprender aquí es que, a veces, dividir ases puede convertir una mano perdedora en dos manos perdedoras. Y si hace esto muy a menudo, estará fuera del juego.

Cuando No Se Deben Dividir Los Ochos

Existen un par de escenarios donde dividir ochos no será lo más conveniente para usted. Cuando el recuento sea realmente positivo y el crupier muestre un 9 o un 10, tendrá que pedir sobre sus ochos o rendirse en su mano.

¿Por qué? El motivo para esta acción es el mismo que hemos mencionado anteriormente con respecto a los ases. Si divide un par de ochos contra un nueve o diez del crupier cuando el mazo es favorable, hay muchas posibilidades de que reciba un diez por cada uno de los ochos. Esto le dará dos manos con un valor de 18. Por desgracia, el crupier también tiene una buena oportunidad de sacar un 10 con su carta boca abajo y conseguir un 19 o un 20. En este caso, usted perderá ambas manos. Y habrá pasado de tener una mano perdedora a tener dos manos perdedoras.

Muchos jugadores tienen dificultades para ejecutar la opción de rendirse en una mesa de blackjack, especialmente cuando se trata de un par de ochos. Deberá recordar que un par de ochos sigue siendo un 16 y que esta es la peor mano que se puede tener en el blackjack. No empeore las cosas dividiendo sus ochos frente al tiburón en el que se convertirá el crupier. Es mucho mejor renunciar a la mitad de su apuesta y vivir para contarlo.

Oportunidades Con Ases Y Ochos

Hay que decir que, a pesar de las advertencias que hemos expuesto en estas líneas, a menudo dividir ases y ochos es la decisión correcta. Cuando estas cartas se dividen en el momento adecuado, sus oportunidades de obtener ganancias en el blackjack se dispararán. He aquí un consejo sobre nuestra propia experiencia de juego.

Con la baraja en un rango negativo recibimos un par de ochos en un juego de múltiples mazos. El crupier mostró un 6. En esta situación, la división de los ochos es siempre el juego a elegir. Dividimos nuestra mano y, maravilla de las maravillas, recibimos otro ocho por cada par. De acuerdo con las reglas del casino, los dividiremos de nuevo. La mano 1 recibió un 10 con un total de 18. Elegimos plantarnos. La mano 2 recibió un 3 con un 11 y doblamos, ¡recibiendo un 10! La mano 3 recibió otro 10 y optamos por plantarnos con un 18. A la mano 4 se le repartió un 2 hasta hacer un total de 10. Doblamos de nuevo y recibimos una carta de 3, para hacer un total de 13.

El crupier giró su carta boca abajo y reveló un 10, viéndose obligado a pedir para un total de 16. Apareció otro seis, haciendo que el crupier se pasara con un total de 22. Habíamos ganado las cuatro manos.

Mientras esto sucedía en una verdadera sesión de juego, nos dimos cuenta de que este tipo de situaciones son algo fuera de lo normal. Aun así, estas situaciones con ases y ochos suceden. Y cuando esto ocurre, necesitará poseer la información necesaria para sacar provecho de la situación.

Jugar bien los ases y los ochos requiere entender la estrategia básica. También exige que usted sepa cómo contar las cartas. Además, será necesario mantener un conteo adicional de los ases, de modo que sepa cuántos permanecen en juego. El aprendizaje de estas habilidades requiere tiempo y práctica. No se pueden dominar estas técnicas con solo una o dos horas de práctica.

Debe practicar el recuento y la estrategia básica hasta que pueda aplicar sus conocimientos de manera instintiva. Esto es particularmente cierto en cuanto a los ases y los ochos se refiere. En un juego de blackjack presencial tendrá que tomar decisiones con rapidez. Y tendrá que evaluar si la división de los ases y los ochos va a su favor.

Vill du Spela Blackjack på Mobilen?
Leo Vegas är det mest framhävande mobilcasinot i Sverige
Ready to Play Blackjack?
Play blackjack online and win real money at Casino MAX. Claim a 150% matching blackjack welcome bonus. It is worth checking it out, only takes a minute :-).
Ready to Play Blackjack?
Play blackjack online and win real money at Miami Club Casino. Claim a $100 welcome bonus 8 time. It is worth checking it out, only takes a minute :-). A+ Rating